La palabra de moda: Big Data. ¿Una moda pasajera?

La palabra de moda: Big Data. ¿Una moda pasajera?

big-data

 

A estas alturas de la era digital, prácticamente todos hemos oído hablar de Big Data: un concepto a veces confuso y del que se han dado explicaciones en ocasiones tan complejas que resulta un ente desconocido y amenazador.

Y nada más lejos de la realidad: Big Data obtiene conocimiento y perfila a los usuarios analizando el rastro digital que dejan cuando navegan por la red, interactuando con las diversas marcas. Procesando esos datos estructurados y metadatos, Big Data elaborará perfiles anónimos de personas -una especie de avatares sin cara- y de sus costumbres, y formulará predicciones sobre su comportamiento.

Tras décadas trabajando datos con Business Intelligence  y con objetivos de negocio, gracias a las nuevas tecnologías, herramientas y metodologías, la efectividad en el procesamiento de datos ha aumentado de forma muy significativa. Eso es lo que convierte al Big Data en la mega herramienta que ya es. Y será.

La enorme cantidad de información que producimos procede de la multitud de dispositivos que forman parte de nuestra vida cotidiana: nuestro GPS, la tarjeta de crédito, las llamadas que realizamos con el móvil, o las conexiones que realizamos a las redes sociales emiten una ingente cantidad de datos que van conformando nuestros avatares digitales. Se trata de “imágenes” anónimas de usuarios, que mediante sus tendencias de consumo van perfilando el tipo de perfil al que pertenecen.

El volumen de información que se obtiene actualmente de nuestros movimientos ha aumentado, como también lo ha hecho la velocidad (que en muchos casos es online) y la variedad de los datos. Existen, además, dos variables deseables, pero no imprescindibles para hablar de Big Data: Veracidad y Valor

En su aplicación práctica, lo cierto es que Big Data nos servirá para, prediciendo tendencias y comportamientos, establecer acciones de marketing exitosas.

De esta forma, la toma de decisiones se facilita mucho, ya que en lugar de hacerlo en función de una intuición se realiza sobre datos reales, lo que permite el aprovechamiento de las oportunidades de negocio que pueden surgir en un momento concreto.

Casos de éxito y aplicaciones de Big Data en la red hay muchos, y aplicables a entornos tan dispares como la formación de equipos de béisbol o la reducción del tráfico en las ciudades:

En 2002 los Oakland Athletics pasaron de ser un equipo de béisbol perdedor a casi ganar la liga gracias al fichaje de un joven economista que recurrió al análisis estadístico para elaborar el equipo ideal.

Del mismo modo, investigadores de IBM crearon un sistema de ayuda para los agentes de tráfico de Lyon, en Francia, que mediante predicciones elaboradas a partir del análisis de datos de tráfico, crearon una herramienta que reduce los atascos en las carreteras de la ciudad.

Y es que, aunque se demostró la falsedad en torno a la historia del padre que se enteró del embarazo de su hija adolescente después de recibir los cupones descuento que un supermercado envió a su casa, tras analizar una variación en sus costumbres de compra, es un hecho que podría pasar. La herramienta para hacerlo realidad existe.

Comparte este post!

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para evaluar el uso que se hace a través de nuestra página web y la actividad general de la misma, así como para permitirle compartir información a través de las redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información sobre las cookies haciendo click aquí. ACEPTAR