Una factura a la medida de cada cliente. Billing marketing

Una factura a la medida de cada cliente. Billing marketing

Billing

Muchas empresas ignoran que tienen ante sí una herramienta espectacular de comunicación con el cliente, que puede servir para enviar mensajes altamente personalizados, fidelizar y mejorar la experiencia de compra. Las facturas ya no son meros papeles informativos en los que la empresa informa al cliente del servicio prestado o del producto vendido y el precio del mismo. Las facturas, como decimos, se han convertido en herramientas muy importantes de comunicación comercial, con un gran potencial, que gracias a los envíos segmentados, permiten una comunicación empresa -cliente altamente personalizable.

Hoy en día la relación empresa – cliente no finaliza con la compra del bien o servicio, sino que se prolonga con la emisión de una factura en la que se pueden incluir, además de los datos de contacto, y la descripción de los conceptos facturados, ofertas personalizadas, explicación de nuevos productos o servicios, información de acciones en Responsabilidad Social Corporativa…

La emisión de la factura es un momento crítico de comunicación sobre  el servicio que estamos prestando a nuestro cliente; pero también un vehículo que sirve para reforzar nuestra imagen de marca y estrechar la relación con el cliente. La factura es un documento que sirve para empatizar, para explicar los cambios que ha habido en la facturación, la evolución de la misma y para que el usuario tenga a mano los puntos que puede canjear por regalos sin tener que buscar.

Por tanto la factura, con un sistema avanzado de gestión de clientes, se configura como una herramienta para realizar acciones de marketing y comunicación individualizada.  Es importante tener presente que el cliente del siglo XXI es único tanto en rentabilidad como en comportamiento como en fidelidad. No todos los clientes  valen lo mismo, de ahí la importancia de gestionarlos adecuadamente, segmentar y realizar acciones de marketing  y comunicación adaptadas a esos usuarios previamente analizados, de tal manera que esas acciones resulten eficaces para alcanzar los objetivos que se hayan prefijado para cada uno de los segmentos.

La factura, no es un simple papel;  es un instrumento que bien utilizado servirá para fidelizar y retener; es un aparejo que bien gestionado puede proporcionar a la empresa esa ventaja competitiva,  ese valor superior frente a la competencia de manera continuada.

Hay quienes creen que la seriedad que requiere este tipo de documento está reñido con la creatividad, pero nada más lejos de la realidad. La compostura, la formalidad no tiene por que limitar la capacidad creativa de la empresa; simplemente hay que buscar el equilibrio y no perder el buen gusto.

El billing marketing o marketing de facturas es una tendencia muy importante en la actualidad, y como hemos dicho pieza clave para retener y fidelizar a través de la adaptación del diseño a las particularidades de los clientes, de ahí que la empresa deba anotar esta partida en la inversión y no en el gasto.  Esta práctica es eficiente y rentable si está integrada y  en sintonía con el conjunto de acciones de comunicación que la empresa tiene con los clientes; de nada vale si se practica de forma aislada. ¡De qué sirve un mensaje promocional si los datos de facturación, conceptos, importes, plazos, destinatario,… son incorrectos!

Tanto el envío de una factura como de un extracto de puntos de fidelización o una notificación son momentos clave en la relación empresa-cliente, momentos de la verdad que llevan al cliente a elegir entre tu oferta o la de la competencia.  Una factura personalizada, bien diseñada y  estructurada no sólo informa del gasto reciente del cliente, sino que emite al usuario la sensación de que te preocupas por él, porque conoces al detalle sus particularidades como cliente individual, al tiempo que te ayudar a ofrecer  la imagen de una marca transparente y honesta. Entre las ventajas de la factura bien diseñada está el aumento de la satisfacción de los clientes, evitar las demoras en los pagos y reducir la llamadas a atención al cliente.

Hojas impresas a dos caras (ahorro en papel) datos sobre las distintas cuotas contratadas, información sobre ofertas y promociones, histórico de datos, de consumo representados con elementos gráficos, tipo de letra adecuado,… son algunas de las claves del buen diseño de una factura. Pero recuerda la base de datos es fundamental para dar en el blanco, más cuanto más selectivo e individualizado es el mensaje que quieres enviar.

Enrique Mallo.

Director de Negocio. Billing

Comparte este post!

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para evaluar el uso que se hace a través de nuestra página web y la actividad general de la misma, así como para permitirle compartir información a través de las redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información sobre las cookies haciendo click aquí. ACEPTAR